sábado, 19 de mayo de 2018

¡YA FALTA POCO!


BADATORRELA!


Badator uda, eta ikasturtea amaitzen ari zaigu. Ba al dago, ertainei agur esateko, batera eginiko txango bat baino gauza hoberik!!

Txikiok eta ertainok 8:30ean elkartu ginen, Easoko geltokian hain zuzen. Debatik Zumaiara doan bide bikaina egiteko asmoz. Eguraldia ez zegoen gure alde, izan ere, topoa hartu aurretik hasi baitzuen euriak. Txangoa apur bat aldatzea erabaki genuen orduan, bestela blai eginda amaituko genuela eta. Ondorioz, topoa hartu ondoren, zamarrak jantzi eta Zumaiatik Zarautzera bidean jarri ginen.

Getarian egin genuen lehen geldialdia. Aterpe txiki bat probestu genuen hamaiketakoa jan eta soka-saltoan aritzeko. Getarian ginela eta, xagu famatura igo ginen pixkanaka.

Behin xaguaren gainean, aterpe bat ikusi eta han geratu ginen bazkaltzen. Itsasoaren ikuspegia aparta zen benetan. Primeran ari ginen pasatzen, baina, euria hasi, eta beherantz abiatu ginen.

Zarautzeko bidean barrena, are indartsuagoa zen euria. Gero eta bustiago geunden, baina argi genuen Zarautzera heldu nahi genuela. Euripean ibilaldi luzea egin ostean, eta olatuak are gehiago bustiko gintuzten beldurrez, Zarautzera iritsi ginen. Parke txiki batean itxaron genion Donostiara itzultzeko topoari.



¡YA FALTA POCO!


Llega el verano y el curso se acaba, ¡¡Qué mejor que una excursión conjunta para despedir a los medianos!!

Pequeños y medianos nos reunimos a las 8:30 en la estación de Easo para comenzar nuestra maravillosa excursión de Deba a Zumaia. El tiempo no estaba de nuestro lado, ya que, empezó a llover poco antes de coger el topo. Decidimos cambiar un poco la excursión para no acabar empapados, así que después de coger el topo, nos pusimos las chamarras y comenzamos a andar saliendo de Zumaia para llegar a Zarautz.

Nuestra primera parada fue en Getaria, nos metimos en un pequeño aterpe donde tomamos el almuerzo y saltamos a la comba. Aprovechando que estábamos en Getaria, subimos  poco a poco el famoso ratón.

Cuando llegamos arriba, había un refugio donde nos quedamos a comer y pasar el rato. Había unas preciosas vistas al mar. Nos lo estábamos pasando muy bien  hasta que empezó a llover y tuvimos que bajar del monte.

Una vez camino a Zarautz, empezó a llover más y más, cada vez estábamos más mojados pero teníamos claro que queríamos llegar a Zarautz. Después de una larga caminata bajo la lluvia y con el miedo de que las olas nos mojasen más, llegamos a Zarautz, a un pequeño parque donde esperamos al topo para volver a Donosti.















jueves, 15 de marzo de 2018

Bianditz gora, Bianditz behera


Bianditz gora, Bianditz behera


Joan den martxoaren 11n, ertainen taldekook beste tontor bat gehitu nahi genion gure erronken zerrendari. Gainera, Murumendi lortu gabearen arantza barruan genuen oraindik, eta horrek bikoiztu egiten zuen gure motibazioa!
Gipuzkoa plazan genuen hitzordua, eta, gure motxilak autobusera igo ondoren, primeran pasatzeko gogoz, Oiartzun aldera hartu genuen.
Bidegorria, Arditurriko mehatzetara eraman behar gintuena, beroketa aparta izan zen. Prest geunden igoerari ekiteko.
Hamaiketakoan, mokaduak partekatu genituen denon artean. Zenbaitek fruitu lehorrak zekarzkiten; besteek, aldiz, patatak edo gailetak. Ai, fruta gutxi tartean…!
Martxari jarraitu genion, zuhaitzak, errekatxoak eta eroritako enborrak ikusiz. Asperdurarik gabeko bidea, hain zuzen.
Apurka, eta presarik gabe, Arritxuloko aterpetxera heldu ginen. “Ez al genuen lehenengo txangoa hemendik hasi???” Luisek dio, behin gailurra eginda, hemen jango dugula. Beraz, azken ahalegina geratzen zaigu bakarrik.
Azken txanpan ez geunen hainbeste zuhaitz inguruan, eta horri esker atzeko paisaia ikusi ahal izan genuen. Aiako Harria gure alboan, Donostiaren irudia lagun genuen tontorrera iritsi arte...
Eta horrela, pixkanaka-pixkanaka, gailurra zapaldu genuen. Alde batera, Gipuzkoa; beste aldera, Nafarroa; eta parez pare, Frantziako kosta. A zer eguna!! Ohiko argazkia eta denak beherantz, gose gara eta!
Estimatuko genuen tarte gehixeago, etxekoek maitasun osoz prestatutako bokatak jateko. Baina denboraz justu genbiltzan eta autobusa genuen zain.
Itzulera bizkorrago egin genuen. Malda ikaragarrian behera joan ginenez, biharamunean, batek baino gehiagok minbera izango zituen hankak.
Eta horrela heldu ginen berriz Arditurrira, eta bidegorria hartu genuen OIartzunera itzultzeko. “Beeeenga, autobusa galduko dugu eta!” Eta, esan eta gertatu, sudur parean alde egin zigun autobusak... Eskerrak 15 minutu besterik ez genuen itxaron behar!
Eta hauxe duzue martxoko txangoaren laburpena. Ohi baino luzeagoa izan zen, baina erronka betearen satisfazio eta guzti itzuli ginen etxera. Eta datorren hilean Urduñako astebukaeraz gozatzeko irrikatan!
Apirilaren 20ra arte, medizaleok!!



Bianditz gora, Bianditz behera

El pasado domingo 11 de marzo el grupo de medianos nos dispusimos a añadir una cima más a nuestra lista de objetivos cumplidos, además teníamos la espinita de no poder haber coronado Murumendi por lo que la motivación era doble!
Quedamos en la Plaza Guipúzkoa y tras ocupar el autobús con nuestras mochilas y ganas de pasarlo bien pusimos rumbo a Oiartzun.
El bidegorri que nos llevaría hasta minas de Arditurri nos sirvió de calentamiento para comenzar la subida.
Llegada la hora del almuerzo aprovechamos para compartir el picoteo entre todos; unos traían frutos secos, otros patas, unas galletas, ¡Ay, qué poca fruta veo por aquí…!
Continuamos nuestra travesía entre árboles, riachuelos y algún tronco caído que hacía el camino menos monótono.
Poco a poco y sin mucha prisa llegamos hasta el albergue de Arritxulo, “¿Desde aquí no empezamos la primera excursión???” Luís nos dice que vamos a comer aquí, pero una vez hagamos cima, así que queda el último empujón.
En este último tramo ya no había tantos árboles y nos permitía ver qué teníamos a nuestro alrededor; Peñas de Aia a nuestro lado, no perdimos de vista Donosti en ningún momento hasta llegar a la cima...
Y así, pixkanaka-pixkanaka, llegamos a la cima; a un lado Guipúzkoa, a otra Navarra y en frente la costa francesa ¡¡Qué día!! Foto de rigor y todos para abajo que tenemos hambre!
Ojalá hubiésemos tenido más tiempo para disfrutar de los bokatas que nos prepararon los aitas con todo el cariño del mundo, pero el tiempo aprieta y teníamos un autobús que coger.
La vuelta fue mucho más rapidita, cogimos una bajada con una pendiente pronunciadííísima que seguro más de uno recordó el lunes al despertarse con las piernas doloridas.
Y así llegamos de nuevo a Arditurri y el bidegorri de vuelta a Oiartzun “Veeeenga que perdemos el buuuuuuus!” Y, efectivamente, el autobús se escapó en nuestras narices…  Menos mal que en 15 minutos teníamos otro!
Y así fue la excursión de Marzo, un poco más larga de lo normal pero volvimos a casa satisfechos con lo que habíamos conseguido y con muchas ganas de disfrutar del finde en Orduña el mes que viene!
Nos vemos el 20 de abril, medizales!!










lunes, 12 de marzo de 2018

PEQUEÑOS EN EL UZTURRE


TXIKIAK UZTURREN


Alarmak jo baino lehen esnatu gara, igande berria noiz hasiko irrikatan. Indartsu gosaldu dugu, eta elkarrekin bildu gara 8:30ean, Renfeko tren geltokian. Egia esan, gaurkoa bezalako egun batean, goiz ibiltzeak ez digu gehiegi inporta, Uzturre mendian primeran pasatuko dugu eta. 

Behin elkartuta, trenak Tolosaraino eraman gaitu, gure ibilbidearen hasierara hain zuzen. Tarteka abesten, tarteka barreka, hegan joan zaigu denbora, eta, konturatzerako, iritsi gara gure helmugara. 

Hasteko, Oria ibaia gurutzatu dugu tentu handiz. Errepideak asfaltozko pistara eraman gaitu, eta bertatik ekin diogu igoerari. 

Tolosako mendi-bueltarik ezagunena denez, jende ugari topatu dugu bidean. Denei luzatu diegu agurra.

Aldapa gogorraren poderioz, nekea nabariagoa da, eta tripak ere hasi dira zarata egiten. Beraz, harrizko aterpetxean hartu dugu atseden, hamaiketakoa jan eta ura edateko. Ederki asetuta, gero eta harritsuagoa den bideari jarraitu diogu. 

Jarraian, aldapa leundu eta zuhaitzik gabeko tartera igaro gara. A zer bistak!: Tolosa inguruko mendiak, Ernio atzean... Ikaragarria benetan!

Zenbait minutu gehiago eta hantxe azaldu zaigu. Metro gutxira dugu, hortxe bertan, Uzturreko gurutzea. Korrika bizian joan gara harengana. Hala ere, ez gara luze egongo gailurrean, haize zakarra daukagu eta. Ondorioz, pare bat argazki atera, eta jaisteko txanda. 

Bueltako bidea motz egin zaigu. Gosetuta iritsi gara Tolosara. Parketxo aproposa topatu dugu, eta bertan jan ditugu etxetik ekarritako jaki goxoak. Hau da hau gozamena! Behin bazkalduta, aisialdiaren garaia: saskibaloia, txirristrak, soka-saltoa... futbol partidua ere bai Tolosako haurren kontra. 

16:30ean ekin diogu gauzak jasotzeari. Iritsi zaigu Donostiarantz joateko ordua. Itzulera askoz ere lasaiagoa izan da, neka-neka eginda baikaude. Hala eta guztiz, egun ederra izan da benetan, eta gehiagorako gogoa utzi digu.

Urduñako astebukaerara arte, kuadrilla!



PEQUEÑOS EN EL UZTURRE


Antes de que suene nuestra alarma ya estamos más que despiertos y con ganas de que empiece un nuevo día de domingo. Desayunamos potente y nos reunimos a las 8:30 en la estación de tren de Renfe. La verdad es que en un día como hoy no nos importa mucho madrugar ya que nos espera una divertidísima excursión al monte Uzturre. 

Una vez reunidos, subimos al tren que nos llevará hasta Tolosa donde comenzaremos nuestra ruta. Entre cantos y risas se nos pasa el tiempo volando y para cuando queremos darnos cuenta, ya hemos llegado a nuestro destino. 

Para empezar, pasamos el puente que cruza el río Oria y con mucho cuidado, tomamos la carretera hasta llegar a una una pista asfaltada por el cual comenzamos el ascenso hacia la cima. 

Ya que este monte es la ascensión tolosarra por excelencia, saludamos a todas las personas que como nosotros, también sube al Uzturre.

Continuamos la subida por una fuerte pendiente que hace que el cansancio se vaya notando y las tripas empiecen sonar. Por lo tanto, descansamos en un refugio de piedra a almorzar y beber agua para recuperar fuerzas. Bien llenos e hidratados, continuamos nuestra ruta por un camino que se vuelve un poco pedregoso. 

Al rato, la cuesta se suaviza para llegar a una zona despejada con unas increíbles vistas montañosas con Tolosa y el monte de Ernio de fondo. Que bonito!

Unos minutos más y ya se ve. Lo tenemos a pocos metros, ahí está, la cruz del monte Uzturre. Todos corremos hacia allí con todas nuestras fuerzas. Sin embargo, no hay tiempo para gran cosa ya que hace muchísimo viento y se está bastante desagradable así que decidimos sacarnos un par de fotos y empezar a descender. 

El camino de regreso se nos ha hecho bastante corto y hambrientos, hemos bajado a Tolosa de nuevo. Hemos encontrado un parquecito bastante apañado en el que nos hemos puesto las botas con la comida que hemos traido de casa. Así da gusto comer! Al terminar, cada uno ha podido disfrutar y jugar a baloncesto, en los toboganes, al soka-salto ... hasta hemos podido echar un partido fútbol contra otros niños de Tolosa. 

Pero a las 16:30, nos ha llegado la hora de recoger todo y marchar otra vez de vuelta a Donosti. Esta vez el viaje ha sido mucho más calmado ya que todos estabamos agotados. De todos modos, ha sido un día muy bonito que ha dejado muchas ganas de más.

Hasta el fin de semana de Orduña equipo!









lunes, 26 de febrero de 2018

UDALATX


UDALATX (1120m)

Harrituta irakurri dut: azken hiru hileetan, 8 egun izan ezik, guztietan egin du euria Euskal Herrian. Tradizioak dio eguraldi klase horrek finkatu duela gure izaera zakar eta langilea, baina aurten badirudi gehiegikeriak eta ardura faltak ordaintzen ari garela. Eguraldi txarrak hori esan nahi digula dirudi: itzul gaitezen gure nortasuna eraiki zuten sustraietara. Edozein jarduera antolatzeko, zeruari erreparatu behar; lainoak dira izaki askeen etsai nagusiak, izan ere, euren gorrotoa euri moduan gauzatzeko prest baitaude beti. Penitentzia biblikoa jausi zaigu gainera.
Halere, aintzat har dezagun Galia ez zela erabat menperatua izan. Era berean, gu ere ez gaude beti sabai beraren pean ibiltzera kondenaturik. Dirudienez, lurralde hauetako biztanleak zigortzeko bildu diren izaki mitologikoek, aldi berean, ametsa eta batasuna mantentzeko behar dena eman digute: mendiak igotzeko aukera. Ez baita kasualitatea hain lurralde txikian hainbeste mendizale handi biltzea: Iñurrategi anaiak, Juanito Oiarzabal, Edurne Pasaban, Alex Txikon, Alberto Zerain eta beste zenbait. Euren kasa sartu dira mendizale euskaldunen mitologian, eta guk, botak lotzerakoan, gure kulturaren esentziara garamaten tontorrekin egiten dugu amets. Zeren, badirudi, mendiko igandeetan gure heroiek gure alde otoitz egiten dutela, gure zaletasuna modu horretan estimatzen dutelarik. Hori dela eta, AMEko txangoa den bakoitzean, eguraldiaren jainkosak gure asmorik sakonenak errespetatzen ditu. Nagusiok irtetzean ez dago atzera bueltarik. Mendi, Historia eta nortasun hauek maite izan zituzten guztien babesa jasotzen dugu, dauden tokian daudela ere.
Autobusera igotzean, gidariak nahi duen tokira joateko prest gaude. Gurea da egun desberdin bat espero izateko eskubidea. Oraingoan, Arrasate genuen helmuga, baina edozein geltoki ona zatekeen guretzat. Edozein mendik asetuko gintuzkeen. Areago, eguraldiak gure alde egingo zuela antzemanda.  Gainera, negoziazio latzean murgildurik ginen, izan ere, behar genuen hasperena eskaini baitzigun zeruak. Trukean, ordea, mendiaren gandor zoragarriari uko egin behar izan genion. Izadiak zerbait irakatsiko dizula sinesten duzun egunetan, gaur bezala, gure gaitasunen kontzientzia zorroztu egiten da.  Hala ere, bikaina da izadiaren baitan sartzen ari garela sentitzea, malda hezeetan eta bista paregabeetan barrena.
Behelainoak bide eman zigunean, tarteka, ikusi ahal izan genuen Anbotok eta Udalatxek aurrez aurre daukaten borroka. Mariren etxea zein izango ari dira lehian, baita gure bailarako mendirik ikusgarriena zein izango ere. Anboto erregea da, eta nahikoa lan izango luke Udalatxek haren erregetza gainditzen. Hasteko, Bizkaiko mendiak jauntxo indartsuak ditu inguruan. Urkiolako Santutegira doanak, hantxe ikusiko ditu Anbotoren morroi nagusiak: Mugarra, Untzilaitz, Alluitz… Denak gure parean; Betiereko Mahaiko Zaldunak. Eta haiekin batera, guduetan zortea eman eta gure errezeloa finkatuz, Santa Barbara ermita.
Baina behelainoak irudia goitik behera alda dezake. Udalatx bereziaren babesean, jada ez dute hainbesteko errespetua eragiten mendiok. Ez da erraza Anboto erraldoiaren itzalean bizitzea, baina aurrera egiten duen mendia dugu gurea. Anbotok zuen nagusitasunaren aurka, kontenplazioaren eta gogoetaren bideari heldu dio Udalatxek, badaki-eta aurrez aurreko lehian ez duela zereginik. Bizitzan arnasgunea bilatzen ari direnei dei egiten die Udalatxek. Bere kokagunea dugu izaera horren seinale: aszeta eta uzkurra. Norberak bere burua topatuko du aldapa latz hauetan, agian Euskal Herriko gogorrenak baitira. Bere armadura propio sortua du, gutxietsi dutenen kontra, eta zinez ahalegintzen direnei soilik eskaintzen die beragana heltzeko parada.
Egia da, bizilagunaren aldean, ezezagunagoa izango dela beti. Udalatxek ez du beste mendien onarpen berbera. Anboto, Gorbea eta Txindokirena, adibidez. Askoz jende gutxiago aritzen da bere maldetan; ez da erraza mendi horrekin amets egiten duenik topatzea. Baina, bizitzan maiz gertatzen den moduan, aurreiritziek leku zoragarriak estaltzen dizkigute bistatik, ezagutzeko eta gozatzeko moduko eremuak. Behin aldapa izugarriak gaindituta, Udalaitzek bere xarma uzten digu agerian. Pasadizo moduan, bada gurutze bat puntu jakin horretan, sufrimendua markatu ez ezik, ezagutzen dudan gailurrik miresgarriena abian ipintzen duena. Gurutze handia ez baita Udalatxen tontorra.
Aterpe hondatua, kobazulo galanta eta iturria, horra hor Udalatxen bakarrik topa ditzakegun osagaiak. Tontorreko filtrazioek sortzen dute iturria, eta gauza apartekin gertatzen dena zaigu:  ez dakigu zergatik, baina irribarre egiten dugu gertatzen dela ikustean. Miresgarriena, ordea, azken harkaitzen osaera da, ausart bihurtuko gaituzten haitzena alegia. Hor eskatzen digu sosegua mendiak, zeren eta zintzo jokatzen ari baita, urrats ederretan barrena, bere izaterik sakonena eskaintzen digulako. Hunkitzeko moduko gandorra, hara iritsi denarentzat duen esanahiagatik.
Eta gandor txiki hau derrigor igaro behar da tontorrera iristeko. Ez baita mendilerro osoa zeharkatu eta Anboto bezain ikusgarria den hura bezalakoa. Eguraldia medio, gandor honi uko egitea erabaki dugu. Airetiko pausoak aintzat hartuta, ez du zertan bere etsai eta kidearen inbidiarik izan. Horixe da antzeman duguna: Udalatx lotsatia bere aldameneko mendiekin lehiatzeko adina badela. Baina guk inguratu besterik ez dugu egin, koherentzia faltarekin mirestuta.
Txangoaren puntu honetan, bidelagunekin enpatia transzendentala senti du norberak. Barnetasunaren zentzua zein den erakusten digu Udalatxek. Behelainoak ez gintuen ezertarako utzi; ondorioz, areagotu egin zen gugan leku berezi batera iritsi izanaren sentsazioa. Lan gogorra eskatzen duen pasabide horietako bat gurutzatu genuen. Tematu ginen bai, mendiak eskaintzen zuen sari preziatuaren bila: ospeaz haraindi, talde baten parte izatearen aldarria. Anboto ikusgarria da, jakina; baina puskaz intimoagoa, sentiberagoa eta bereziagoa da Udalatx.
Ziurrenik, Marik eta neska-mutilek Anbotoren alde egingo dute apustu. Baina, mendizaleak, sena piztua duenak, euriari beldurrik ez dionak, mendi honen alde egingo luke. Udalatx euskal mendien erakusle dela azaldu digu eguraldiak; gure nortasunaren eta izaeraren seinale. Arrasaten autobusera igo ziren ausartei zera gogoratu nahi nieke: Udalatx,  Anbotorantz zihoan bidegurutzean aipatu bezala, Patuaren Mendia da. Eta horixe da, neska-mutilok, AMEren bidea.


UDALATX (1120m)

Leo sorprendido que de los últimos tres meses hemos tenido tan sólo 8 días sin lluvia en el País Vasco. Tradicionalmente, este tiempo ha sido determinante en la formación de nuestro carácter tosco y trabajador, pero este año parece que estamos pagando por unos excesos y despreocupaciones que no deberíamos habernos permitido. Eso parece dictarnos esta meteorología tan desagradable; volvamos a esas raíces que nos permitieron forjarnos una identidad. No hay actividad que podamos programar sin mirar tranquilamente al cielo, las nubes son el principal enemigo de espíritus alegres e inconformistas, prontas a descargar toda su ira en forma de lluvia sobre las inconscientes cabezas. Es una penitencia bíblica.
Pero ni la Galia fue totalmente conquistada, ni nosotros estamos condenados a tener que vagar todos los días bajo el mismo techo. Parece que los mismos seres mitológicos que se han conjurado para escarmentar a los habitantes de estas tierras nos han dado licencia para hacer lo que siempre nos mantuvo unidos y soñadores: escalar montañas. Porque no es casualidad que de un territorio tan pequeño hayan salido reconocidos alpinistas como los hermanos Iñurrategi, Juanito Oiarzabal, Edurne Pasaban, Alex Txikon, Alberto Zerain y tantos y tantos más. Todos ellos tienen, por méritos propios, su lugar en la mitología que nosotros, vascos y montañeros, recreamos al calzarnos las botas y soñar con esas cumbres que nos transportan a la esencia de nuestra cultura. Porque sí, parece que son nuestros héroes los que ruegan por nosotros cada domingo de monte, agradeciéndonos así nuestra devoción. Es por eso que, cuando hay salida del CMA, el incontestable temperamento meteorológico  respeta nuestras ambiciones más profundas. Cuando salen los Mayores no hay vuelta atrás, gracias a la atención que ponen todos los que alguna vez honraron estas montañas, esta Historia y este carácter, estén donde estén.
Claro que tenemos derecho a esperar una jornada diferente cuando subimos al bus, deseando que nos lleve a dónde al conductor le venga en gana. Sabíamos que nuestro destino era Mondragón, pero cualquier parada podría haber sido buena para nuestra inquietud. Cualquier montaña nos hubiera saciado. Y más, con la convicción de que el tiempo nos respetaría; lo presentíamos.  Además sentíamos que estábamos inmersos en una dura negociación, ya que el tiempo nos permitió ese suspiro que necesitábamos, pero a cambio nosotros desistimos de intentar la espléndida cresta que caracteriza este imponente macizo. La conciencia de nuestras propias capacidades se agudiza cuando la Naturaleza está convencida de que puede, todavía hoy, enseñarnos algo.  Aun así, es único sentir que estamos procediendo hacia su ser, por las laderas húmedas y por las ilustres vistas.
Cuando la niebla nos lo permitió, a ratos, pudimos comprobar la majestuosa lucha a muerte que mantienen el Amboto y el Udalatx, frente a frente. Ambos pelean sin cuartel por el favor de la Mari y de todos aquellos niños que discuten sobre qué montaña es la más espectacular de nuestros valles. El Amboto es el rey, y difícilmente podrá el Udalatx superar su carisma por la fuerza. Para empezar, al monte vizcaíno lo acompaña la corte del señorío. Todos aquellos que se elevan sobre el Santuario de Urkiola velan por la hegemonía de la que siempre fue monarca de las montañas vascas: Mugarra, Untzillaitz, Alluitz… todos frente a nosotros; los Caballeros de la Mesa Sempiterna. Y con ellos, la ermita de Santa Bárbara, para concederles su favor antes de cada una de las batallas que tienen que librar, cincelando nuestra idiosincrasia.
Pero cuando cae la niebla la imagen cambia. Ya no infunden tanto respeto, arropados como estábamos por el singular Udalatx. No es sencillo vivir a la sombra de semejante coloso, pero éste es el monte de los que deciden seguir adelante. Frente a la acción y dominación de su antagonista, el Udalatx ha tomado el camino de la contemplación y de la reflexión, consciente de que el enfrentamiento directo lo va a dejar irrecuperable. El Udalatx llama a todos aquellos que han decidido tomarse un respiro en la vida. La propia posición apartada de la montaña nos debería advertir de su inconfundible carácter, asceta y difícil de tratar. Cada cuál va a encontrarse consigo mismo por estas empinadas cuestas, tal vez las más duras de todo el País Vasco. El Udalatx se ha forjado su propia armadura en contra de los que han venido a infravalorarlo por su situación, y sólo permite que accedan a él los que realmente se esfuercen por hacerlo.
Es cierto que así está condenado a ser menos popular que su vecino. El Udalatx no posee el mismo reconocimiento que tienen otras montañas como el Amboto, el Gorbea o el Txindoki. Hay mucha menos gente caminando por sus faldas; es complicado encontrar tantos montañeros que anhelen su ascensión. Pero como en otras tantas ocasiones en la vida, el prejuicio nos arrebatará las más maravillosas oportunidades de conocer y  de disfrutar. El Udalatx revela todo su encanto una vez superadas las terribles pendientes que sirven exclusivamente para mantener alejados a todos los fanáticos e inconsistentes. Como anécdota, hay una cruz en este mismo punto que describo, el final de la pendiente, señalando la consumación del sufrimiento y dando paso a una de las cimas más maravillosas que conozco. Porque sí, esta gran cruz no es cima en el Udalatx.
Un refugio en ruinas, una gran cueva y una fuente son elementos que sólo podemos encontrar en el Udalatx. La fuente se nutre de las filtraciones que se dan en la cima, y ocurre como en muchas de las cabezas más extraordinarias:  no encontramos una explicación, pero sonreímos al comprobar que sucede. Pero lo más fascinante es la última formación de rocas que nos obligará a ser intrépidos. Es aquí donde el Udalatx nos pide que andemos despacio, ya que él se está sincerando, nos está permitiendo acceder a lo más profundo de su ser a través de los pasos más bonitos que podemos encontrar. Es una cresta que puede emocionar por su significado, por todo lo que significa para el que ha llegado hasta allí.
Y esta pequeña cresta es inevitable si se quiere llegar a la cumbre. No es como aquella que atraviesa todo el macizo y que compite con la del Amboto por su espectacularidad. Ésta es la cresta que decidimos evitar por las condiciones meteorológicas. En cuanto a pasos aéreos no tiene nada que envidiar a su compañero y enemigo. Observamos que el introvertido Udalatx puede competir con la megalomanía de otros presumidos montes, pero nosotros solo bordeamos, fascinados por esta espléndida incoherencia.
A esta altura uno siente una empatía trascendental por sus compañeros de excursión. El Udalatx nos ilustra sobre lo que quiere decir la introspección. La niebla no nos abandonó en ningún momento, lo que intensificó esa sensación de que habíamos llegado a un lugar especial. Cruzamos a través de esos pasos sensibles que solo tras un gran trabajo se pueden alcanzar. Perseveramos para encontrarnos ante uno de los premios más gratificantes que puede ofrecer una montaña, una declaración de pertenencia a un colectivo de gente que busca más allá de la fama y de la celebridad. El Amboto es espectacular, en efecto, pero el Udalatx es mucho más íntimo, sensible y especial.
Lo más seguro que la Mari y los niños acaben por decantarse por el Amboto, pero el montañero, el que se inspira por la nobleza en el espíritu, el que no teme a la lluvia acabe por escuchar los susurros de esta montaña. La meteorología y el ideal nos han mostrado que el Udalatx es el paradigma de la montaña vasca; que posee el carácter que nos define y nos identifica. Para todos aquellos valientes que se subieron en el bus a Mondragón, recordarles que el Udalatx, tal y como comentamos mientras nos desviamos del sendero que llevaba al Amboto, es el Monte del Destino. Y este, chicos, es el camino del CMA.