jueves, 14 de diciembre de 2017

¡Velada!

TXIKIEN GAUBEILA

Igandea. Arratsaldeko 18:00ak. 5-C. Txiki asko heldu dira jadanik ikastetxera, gaua lagunekin igarotzeko irrikatan. Ez hotzak ezta euriak ere, ez dute gaubeila oztopatuko. Poza gainezka daukagu. Non egingo dugu lo? Non afalduko? Zer egingo dugu orain? Galdera hauek eta beste hainbeste ziren giroaren seinale. Gogotsu zeuden edozein jarduera egiteko.

Zaparrada gainditu ostean, poltsa eta motxila guztiak gimnasioan utzi genituen. Ondoren, zuzenean kiroldegira. Antzezlanak prestatzeko ordua bazen. Gehienek jadanik prestatua zutenez, uste baino lehenago ekin genion. Malabaristak, lehoi hezitzaileak, magoak, pailazoak…  denak aritu ziren antzerkian. Umore punttu bat ere izan zuen saio bakoitzak. Dudarik gabe, gaueko unerik onenetakoa izan zen hura. Txikiak izan ziren gaubeilako protagonista, egunsentira arte ere jarraituko zuten antzerkian, baina begiraleok beste jarduera berezi bat prestatu genien. Konturatzerako, afaltzeko ordua. Beraz, jangelara denok.

Indarrak berreskuratu, eta kiroldegira itzuli ginen berriz. Gymkhanaren txanda zen: trebezia, magia, punteria... neurtzeko ordua. Probatxoak arrakastaz gainditu eta gero, bazen proba handi bat oraindik: Summa-Aldapeta zirkoko pasarela aparta. Guztiek pozez agurra luzatu zioten kamerari, gaubeila benetan beteari erremate bikaina emanda.

Aisialdirako tartetxoa egin ostean, lo egiteko garaia. Urduritasuna ezagun zen hasieran, baina pixkanaka-pixkanaka ametsa gailendu zitzaien denei. Biharamunean, Santa Luziako ohiko txokolate eta txurroekin, agur esan genion txikien gaubeila apartari. Aurpegietan islatzen zen gertatutakoa: primeran pasa zuten!!!

Hurrengora arte!



VELADA DE PEQUEÑOS

Domingo. 18:00 de la tarde. 5°C. Muchos de los pequeños ya han llegado al colegio, plenos de ilusión por pasar la noche con sus amigos. Ni el frio ni la lluvia serán obstáculo para la velada, la alegría rebosaba por todos los lados. ¿Dónde vamos a dormir? ¿A qué hora cenamos? ¿Ahora qué vamos a hacer? Estas y muchas preguntas más tan solo nos podían indicar las tremendas ganas que tenían de hacer cualquier actividad, fuese cual fuese.

Tras superar el chaparrón, conseguimos dejar todas las bolsas y mochilas en el gimnasio del colegio y nos dirigimos directamente al polideportivo. Es tiempo de preparación de los teatros. Muchos lo tenían preparado ya, por lo que comenzamos antes de lo previsto. Malabaristas, domadores de leones, magos, payasos…  Todos participaron en los teatros. No pudo faltar el toque cómico en cada teatro. Fue, sin duda alguna, uno de los momentos estrella de la noche. Los pequeños fueron los protagonistas de la velada, podrían haber seguido con sus teatros hasta el amanecer, pero los monitores les habíamos preparado otra actividad especial. Antes de que nos diésemos cuenta, ya era la hora de cenar, por lo que bajamos al comedor.

Una vez cogido fuerzas volvemos al polideportivo y empezamos con la gymkhana: una serie de pruebas de habilidad, magia, puntería, limbo… Tras superar con éxito por todas las mini pruebas, todavía quedaba una gran prueba: la gran pasarela de circo del colegio Summa-Aldapeta. Todos y cada uno de ellos saludaron con alegría a la cámara, poniendo el broche final a lo que había sido una velada muy completa.

Después de un poco de tiempo libre para jugar, era la hora de dormir. Los nervios se hicieron notar al principio, pero poco a poco el sueño pudo con cada uno de ellos. Al día siguiente, con el tradicional chocolate con churros en Santa Lucía, se dio por finalizada la gran velada de pequeños. Sus caras lo decían todo: ¡se lo pasaron en grande!!!

¡Hasta la próxima!
















miércoles, 22 de noviembre de 2017

Azkarate

Azkarate 2017

Azaroa… udazken betea… Hotza heldu bada ere, naturak paisaia apartak eskaintzen dizkigu ordainetan. Horregatik, eguraldiak aukera eman bezain pronto, atsegingarria da Euskal Herriko mendiez gozatzea. Eta, azaroan ohi bezala, AMEko nagusien taldekook Azkaratera joan ginen asteburupasa.
Ostiralean, autobusez Atailura iritsi eta Azkarateraino igo ginen, Apez Etxea mitikora hain justu. Behin afalduta eta mahaia jasota, gaubeilari ekin genion, elkar hobe ezagutzeko jolas eta guzti. Jarraian, patata beroaren txanda, gutxik ezagutzen zuten Grand Prix saioko jolas mitikoarena. Partaide bakoitzak, globoak eztanda egin aurretik, galdera bat asmatu behar du. Barre eta eztanda ugariren ondoren, gaueko azken jolasa heldu zen: bi taldek lehiatu behar dute, ur botila bat nork bizkorrago edango. Horrela, bikain hidrataturik, oheratu ginen, biharamuneko txangoa buruan.
    - Egun on, nagusiok! Esnatu denok, gaur Balerdira igoko gara eta!
Zakutik atera ginen, goizeko hotza azalean oraindik. Gosaltzera jaitsi eta, tripa eta motxila bete eta gero, etxetik atera ginen, paisaje miresgarriarekin topo eginez. Behe-lainoa bailarako erregea zen, Azkarate pean lainozko itsasoa ipinia zuelarik. Gorantz egin genuen neurrian, ikusmira are eta hobea zen.


Balerdi begiz jota, pixkanaka Artubira (1263 m) heldu ginen, Balerdiren (1193 m)  ondoko gailurrera alegia. Hamaiketakoaren ostean, gure helbururantz egin genuen, eta bi mendiak banatzen dituen gandorrean zehar eskuratu genuen tontorra. Tamalez, lainoak ez zigun paisaia osoaz gozatzen utzi. Halere, zein ederrak eta anitzak diren udazkeneko basoak!
Hauspoari buelta emanik, itzulerako bideari ekin genion, eta bide eman genion barruko haurrari, txirristan bezala, maldan behera irristaka joanez. Apurka-apurka, jaitsi ahala,  bazkaltzeko orduaren txanda. Atseden bat bidean, basoko azken zatiari heldu baino lehen, indarrak berreskuratzeko.
Behin etxera helduta, dutxa hartu eta arropa aldatu genuen. Ai, ur beroaren gozamena! Hotz galanta egin arren, etxeko berotasuna ederki eskertu genuen, are gehiago, ikastea tokatzen zela jakinda. Bai, bai: ikastea. Begiraleok maiz esan izan dugu: AME eta ikasketek uztartu litezke, eta larunbat arratsaldea libre utzi genuen etxerako lanak egin zitzaten.
Afaria ezusteko paregabea izan zen. Plater nagusia denon gustukoa baitzen dudarik gabe. Binaka, gehien atsegin ditugun osagaiak gehitu genizkion pizzari. Eta laguntzeko: natxoak, lau gaztako saltsa eta guzti.
Egunari errematea emateko, gaubeila egin genuen. Zenbait jolas burutu genituen, lotsa kentzea helburu zutenak. Eta amaitzeko, denok karaokean jo eta ke.
Igandean presarik gabe altxa ginen, goiz lasaia baikenuen aurretik. Gosaldu eta motxilak jaso eta gero, herriko frontoian aritu ginen jolasten, baita etxean kartetan ere. Jarraian aisialdia. Behin dena garbituta, bazkaldu eta Atailura buelta, Donostiaranzko autobusa hartzeko asmoz.
Zein azkar pasatu zaigun astebukaera! Baina hala dio esaera zaharrak: lo bueno, si breve, dos veces bueno.
Hurrengo txangoan ikusiko dugu elkar. Laster arte!



Noviembre… Pleno otoño… Aunque ya llega el frío, a cambio la naturaleza nos regala unos paisajes que no se pueden observar el resto del año. Por eso, cuando la meteorología lo permite, me encanta disfrutar de los montes de Euskal Herria. Y como viene siendo habitual en Noviembre, el grupo de mayores del CMA nos fuimos a pasar el fin de semana a Azkarate.
El viernes, tras llegar en bus a Atailu, subimos caminando hasta Azkarate, donde nos instalamos en la ya mítica Apez Etxea. Una vez cenamos y recogimos la mesa, comenzamos la velada con un juego para conocernos mejor y dividirnos en dos equipos. Después, jugamos a la patata caliente, mítico juego del, para algunos desconocido, Grand Prix, en el que un participante de cada equipo tiene que acertar la respuesta antes de que el globo explote. Y entre risas y estallidos, pasamos al último juego de la noche, en el que los dos equipos tienen que competir por beberse una botella de agua lo más rápido posible. Así, bien hidratados, nos fuimos a la cama, con la excursión del día siguiente en mente.
    - ¡Bueeeeeeenos días Mayores! ¡Despertad, que hoy subimos al Balerdi!
Salimos del saco, sintiendo el frío de la mañana en el cuerpo. Bajamos a desayunar, y tras llenarnos las tripas y meter en la mochila todo lo necesario para la excursión, salimos fuera de la casa, donde nos encontramos con un paisaje extraordinario. La niebla se ha metido en el valle, dejando un mar de nubes por debajo de Azkarate. Según comenzamos a subir la vista es aún mejor.


Con el Balerdi en el punto de mira, vamos subiendo poco a poco hasta llegar al Artubi (1263 m), cima muy cercana al Balerdi (1193 m) que aprovechamos a coronar. Después de almorzar, tomamos el camino hacia nuestro objetivo principal, el cual logramos alcanzar tras cruzar la cresta que separa ambos montes. Una pena la niebla, que solo nos permite ver parte del paisaje que se puede llegar a contemplar. Aún y todo, el otoño deja un bonito contraste en los bosques, haciéndonos disfrutar de la perspectiva.
Y con el aliento recuperado, tomamos el camino de vuelta, en el que aprovechamos para sacar el niño que todos llevamos dentro, dejándonos resbalar por la ladera de la montaña, como si estuviéramos en un tobogán. Poco a poco, vamos bajando, y casi sin darnos cuenta llega la hora de comer. Hacemos un alto en el camino para coger fuerzas, antes de recorrer el último tramo de bosque que nos separa de Azkarate.
Una vez en casa, nos duchamos y nos cambiamos de ropa. ¡Que gusto el agua caliente! Aunque no hizo un frío excesivo, agradecimos el calorcito de la casa, y más cuando tocab estudiar. Sí, habéis leído bien, estudiar. Como siempre decimos los monitores, el CMA es compatible con los estudios, y por eso dejamos la tarde del sábado libre para hacer los deberes del cole.
La cena fue toda una sorpresa, ya que el plato principal iba a ser a gusto de todos. Por parejas, tuvimos que añadir los ingredientes que más nos gustaban a nuestras pizzas, que acompañamos con unos riquísimos nachos con salsa cuatro quesos.
Para terminar el día, tuvimos una velada con diversos juegos, en los que el principal objetivo era quitar la vergüenza, para terminar todos juntos en el salón de la casa, jugando al karaoke.
El domingo nos levantamos con calma, ya que la mañana se presentaba tranquila. Tras desayunar y recoger las mochilas, jugamos en el frontón del pueblo y echamos una partida de cartas dentro de la casa, para después tener un rato de tiempo libre. Una vez estuvo todo limpio, comimos y bajamos de vuelta a Atailu, donde cogimos el bus de vuelta a Donosti.
¡Qué pena que el finde haya pasado tan rápido! Aunque, como se suele decir, lo bueno, si breve, dos veces bueno.
Nos vemos en la próxima excursión. ¡Hasta pronto!






















viernes, 17 de noviembre de 2017

Domingo de carreras en Irimo

Lasterketa igandea Irimon

-Egun on, prest zaude?...-galdetu diot egunsentian nire buruari. Hotz egiten du, eta laino beltzek egun osorako euria iragartzen badute ere, geltokirantz noa helmugara iristeko gertu.  
- Eeeeez! Bulebarreko helmugara ez. Gaur ez goaz Behobiara; Irimora baizik.- 
Korrikalari guztiekin topo egin dugu geltokian. Pila bat dira, gu ordea gutxi batzuk. Zapatilak dituzte, guk alduz botak... Dortsala daramate, guk hamaiketakoa motxilan😂.  Kontrako norabidea hartuta esan genien agur: Zumarragarantz hain zuzen. 
-Ordubeteko bidaia besterik ez, ausartok! Gozatu zalgurdiaz. Joan komunera edo zintzilikatu sabaitik! - 
Ez dakit ziur hori esan dudan, baina probestu dugu bidaia, ederki probestu ere.
 Trenetik irten eta amestutako helmuga ikusi dugu hurrunean. Gurutze bat ageri da mendiaren gainean, gure eskura ordea. Zumarraga zeharkatuz ekin diogu ibilbideari, soroak tentuz igarota. Tripen zarata aditzerako, helduak gara lehen aterpera. 
-Lizarrondo du izena, eta ondoko lizarrek ematen diote deitura hori.- 
Basoan barrena jarraitu dugu gurutzera arte. Ez da gurutze arrunta. Aterpe txiki baten gainean dago, eta Zumarragako inguruak ikusteko paregabea da lekua. Gainera, lau izkinetan ditu otoitzak, hizkuntza ezezagun batez idatziak, haizearen arabera batera eta bestera mugitzen direnak,
-Niretzat? Eskerrik asko, Hugo - 
Sari txiki horrek pasatutako oroitzapenak dakartza, bihotzaren taupadak dakartza, merezitakoak Irimo igo duten duztientzat. Gurutzetik gailurrerantz goaz, apalagoa izanagatik garrantzitsua den puntara. "Tontorra ukitu arte ez zara igo" dio begiraleren batek... 
- Bai, noski... - badaezpada ukitu dut ordea. 
Zumarragara jaitsi gara, istriputxo eta barre algaren artean, eta topatu dugu bazkaltzeko txoko egokia. Eguzkia ere atera zaigu agurtzera. Horrela eman diogu errematea ibilbide bikainari, baloien, kolunpioen eta lagunminen konpainian. 
Heldu zaigu bueltako trenean atseden hartzeko txanda. Egun biribila izan da benetan, eta datorren txangoa buruan daukagu jadanik. 
- Hurrengora arte, Ertainok!- banoa etxera irribarre eta guzti.



Domingo de carreras en Irimo

-Buenos días, ¿Estás preparado?...-me he preguntado al amanecer. Hace frio, y las nubes negras anuncian lluvia durante el día, aun y todo salgo hacia la estación dispuesto a llegar a meta.  
¡Nooo! a la meta del bulevar no. Hoy no vamos a Behobia vamos a Irimo. 
Nos juntamos con todos los corredores en la estación. Ellos son muchos y nosotros pocos, ellos calzan zapatillas nosotros botas. Ellos llevan dorsal, nosotros el almuerzo en la mochila.  Nos despedimos de ellos cogiendo el tren en dirección contraria, dirección Zumarraga. 
Es solo 1 hora de viaje, ¡mis valientes! Disfrutad de los placeres de este carruaje. ¡Id al baño o colgaros del techo! No estoy seguro de haber dicho eso, pero hemos aprovechado bien el viaje, muy muy bien.
Salimos del tren y lo primero que vemos es la ansiada meta. Una cruz a lo lejos, en lo alto de la montaña pero a nuestros alcance. Empezamos el camino cruzando Zumarraga y atravesando campos con un poco de ayuda. Para cuando empezamos a escuchar las tripas ya hemos llegado al primer refugio. 
Lizarrondo, se llama, y hace honor a los fresnos que hay plantados al rededor.
Seguimos subiendo por el bosque hasta llegar a la Cruz. No es una cruz cualquiera. Esta encima de un pequeño refugio y se puede observar todos los alrededores de Zumarraga. Además las oraciones lucen en las 4 esquinas, escritas en algún idioma desconocido, se dejan mecer por el viento de la montaña,
-¿Para mí? Muchas gracias Hugo
Una pequeña recompensa que trae viejos recuerdos, una piruleta de corazón, merecida para todos los que han coronado el Irimo. Salimos de la cruz dirección a la cima, siempre más modesta pero igualmente importante. "Si no tocas la cima no has subido" dice algún monitor... 
- Ya claro... - Pero por si acaso yo la toco. 
Bajamos a Zumarraga, entre pequeños accidentes y muchas risas conseguimos un lugar para comer, incluso sale el sol a saludar. Así terminamos este precioso recorrido, entre columpios, balones y buenos amigos. 
Ahora podemos descansar en el tren de vuelta. Ha sido un día redondo y la próxima excursión estaremos dispuesto a superarlo. 
- ¡Hasta la próxima Medianos! - me voy a casa con una sonrisa. 






miércoles, 15 de noviembre de 2017

Cuando el tiempo acompaña

Eguraldia alde dugunean

8:45, Easo plaza, txikien talde osoa bildu gara beste behin, igande desberdin bati ekin eta mendira joateko asmoz. Oraingoan topoa hartu dugu Lasarterantz, eta Buruntzara igotzea da gure helburua. Beste igandeekin alderatuta, geltokia leporaino zegoen. Behobia-Donostia lasterketara zihoazen hamaika korrikalari zeuden bertan. Azkenean, geltokia hustu zen apur bat eta gure trena hartu genuen.
Mendia igotzeko grina batetik, eta gure lagun guztiekin egoteko gogoa bestetik, pis-pas batean joan zitzaigun bidaia. Egun osoan zortea lagun izan genuenez, ibiltzen hasterako ateri zegoen. Beraz, ekin genion bideari. Tarte bat igarota, giharrak beraturik, atseden txiki bat egin genuen luzamenduetarako. Utikan lesioak!
Eskerrak ongi luzatu genuen, izan ere, hasierako zatian lokatza jaun eta jabe izan zen, eta gure gihar guztiak baliatu behar izan genituen marroi kolorez ez bukatzeko. Botak lokatzetan blai genituen denok, baina primeran pasatu genuela esan behar.
Azkenik, eta hainbaten zorionerako, ermitara heldu ginen. Han indarrak berreskuratu genituen hamaiketako amestuari esker. Tontorra hurbil genuen jada! Gailurreko inguruak ongi ikusteko irrikatan, berehala gauzatu genuen azken txanpa.
Goitik parez pare ageri ziren Donostia, Lasarte, Urnieta, Andoain eta baita Getariako xagua ere! Argazki batzuk atera eta behera egin genuen, Lasartera, frontoian jateko prest. Zortea lagun, behin frontoiko aterpean hasi zuen euria, dagoeneko gurasoek maitasun osoz prestaturiko bokata apartak jaten ari ginelarik.
Egunari errematea emateko, lagunekin jolasten aritu ginen, eta, ondoren, trena hartu eta Easo plazarantz.
Laster etorriko gara berriz, gaubeilan zein ondo pasatuko dugun kontatzera.
Hurrengora arte, Txikiok!

 

Cuando el tiempo acompaña

8:45, plaza Easo, todo el grupo de pequeños nos reunimos una vez más para disfrutar de un domingo diferente, en el monte. En esta ocasión cogíamos el topo a Lasarte para coronar el Buruntza. A diferencia de otros domingos, esta vez, la estación estaba a rebosar. Numerosos corredores de la popular carrera Behobia-San Sebastián se disponían a coger el topo para llegar al inicio de la prueba. Por fin, la estación se vació un poco y cogimos nuestro tren.
Entre las ganas de empezar a subir al monte y la emoción de estar con todos nuestros amigos, el viaje se nos pasó volando. Con la misma suerte que nos acompañó todo el día, para cuando empezamos a andar, ya había parado de llover. Así que, comenzamos a andar. Después de un rato y una vez nuestros músculos se habían calentado, hicimos una breve pausa para estirar. ¡No queremos lesiones!
Menos mal que habíamos estirado bien, porque nos venía un trecho de camino lleno de barro en el que tuvimos que usar todos nuestros músculos para evitar acabar de color marrón. Todos terminamos con las botas llenas de barro, pero a pesar, de ello nos divertimos mucho.
Finalmente, y para el alivio de muchos, llegamos a la ermita donde repusimos fuerzas con el almuerzo tan esperado por todos. ¡Ya sólo nos quedaba llegar a la cima! Con las ganas de ver todos los alrededores desde la cima, los últimos metros se nos pasaron volando y alcanzamos la cima.
Desde arriba se podían ver San Sebastián, Lasarte, Urnieta, Andoain y ¡hasta el ratón de Getaria! Tras unas cuantas fotos en la cima, bajamos de vuelta a Lasarte para comer en el frontón. Con mucha suerte, no llovió hasta que estábamos en el frontón comiendo los ricos bocatas que nuestros padres, con mucho cariño, nos habían preparado.
Para terminar bien el día estuvimos jugando un poco con los amigos hasta coger el tren de vuelta a la plaza Easo.
Volveremos pronto para contaros lo bien que nos lo pasamos en la velada.
¡Hasta la próxima Pequeños!