jueves, 27 de abril de 2017

Isaba

ISABA
“Gailurra baino, harkaitza eta haizea baino, mendiaren esentzia laguntasuna da”


Hotz itzela, diote. Gailur elurtuetan eguzkiak ez du hainbeste bero ematen; eta, nahiz eta badirudien urrun daudela, izarrak uki ditzakezu. Saiatzen bazara, apur bat errepara diezaiokezu, distira bailitzan, zure arimaren egiari. Gogoaren isiltasuna. Elurrak erre egiten du azala, eta erlojuaren denbora pitzatzen. Arimaren metaforaren gailurrera zuzentzen du norabidea. Mendiko kolore zuria inguruan, are eta sendoagoa da gelditasuna.
Proposatutako materialaren zerrendetan, inoiz entzun gabe zinen osagarriak. Motxila arinak, bota sendoak. Hau ez baita udako sasoia; hemen goiz ibili beharra dago, eta eskularruak ez erantzi. Elurra sartzen zaizu polainek estaltzen ez dituzten zirrikituetatik. Hotza hezurretaraino heltzen da, gutxienez, eguzkiak mendi-lepoa hartzen duen arte. Baina tarte luzea igaro da zerbait lehenengoz egin zenuenetik, eta horregatik sartu zara ameslarien taldean, zure lagun eta kide bilakatuko diren mendizaleekin.

Luze egiten da Donostiatik Izabarainoko bidea. Ordu pila autobusean. Argi geratu da ordea, garraio publikoan Nafarroako aurrepiriniotako lekurik galduenera hel daitekeela. Mendebaldeko Haranen parke naturala basoz beterik dago, bizitzaz beterik, gizakiak nabarmen jorratu baitu lurraldea. Luxu nabarmena espedizioari ekiteko. Aterpetxe-kanpina zuhaitzez eta txorien kantuz inguraturik dago. Mazeko oihanaren mugan, Txamantxoiaren magalean, bada hamaika zuhaitz, lore zuria ernaltzen ari direnak. Kolore horrek biharamunean zentzuak itsutuko dizkigu, baita eguneroko alferrikako gogoetak isilarazi. Benetan garrantzitsuena ekarri nahi digu gogora: hurrengo pausoa ematea.


Lehenengo txango eguna Linzako aterpean hasi da. Hotza ari du, eta denok neguko arropak jantzi ditugu. Motxila txikiak ohitzeko, 60 litroko igluak zintzilik, esnea eta sandwuichak hiru egunetarako. Batzuk hamaiketakoa daramate, besteek aldiz bazkaria. Bizkorrenak espeteka hartu du. Martxari ekin eta 15 minutura, geldialdi teknikoaren premia: arropa geruzetatik, hirutik bi soberan ditugu dagoeneko. Igoerari jarraitu diogu malda itzaltsutik, Linzako lepora heldu arte. Handik parez pare dugu Foya de la Solana, iparraldean Hiru Erregeen Mahaia eta Ansabereko orratzak dituelarik, baita Petrechema hegoaldera. Bista sorgindua da: elurraren zuritasunak betaurrekoak jartzera behartu gaitu. Isiltasuna gailendu da; bihotzak kolpeka. Geldialdia probestuko dugu hauspoa hartu eta kranpoiak janzteko. Haize hotzak sentsazio termikoa jaisten du, eta eskuak gogortu zaizkigu boten iltzeak egokitzean. Aldapa ez da sobera gogorra, eta elurra sendo dago. Eguzkiak irribarreak argitzen ditu; baldintza aproposak, muino zurietan barrena, Petrechemako leporantz abiatzeko. Bertan, geldiune txiki bat, espeteka irentsi, eztidun kakahuete paketea zabaldu, eta platanoaren energia jasotzeko. Eta pilak kargaturik, bagoaz gailurrera, gandor hutsean gora.
Azkenik heldu da tontorra, talaiaz gozatzeko, besarkatzeko eta askatasuna sentitzeko unea. Hori dena eragiten du lagunekin helburu bat erdiesteak. Erabat asebete gara. Gogoa isilik dago, pareko  gailurrak izendatzeko izan ezik: Pic d’Midi, Balaitous, jadanik igo dugun Facha edo Bisaurin, Lizarako errege. Behean Ozako oihana ikus liteke, eta hegoaldera  Peñaforca, zeina litekeena baita laster ezagutzea. Argazkiaren ostean, AMEko bandera Piriniotako haizeak mugitu ostean, ekin diogu beherantza aurreko bidetik. Agian, igoeraren zatirik garrantzitsuena da jaitsiera. Mahaia begira ari zaigu, geldi-geldirik, eta oroitarazi digu udan bere maldetan arituko garela dantzan.


Arratsaldean, jadanik goxo eta dutxa beroarekin goxaturik  –ezin sinestekoa Piriniotako eremu basatian- belazean bota gara begiraleek prestatutako gogoetak aditzera. Monterapia liburua hartu dute, Juanjo Garbizurena hain zuzen. Gelditu eta gero, hausnarketa, kontenplazioa eta, ahaleginaren, sakrifizioaren eta laguntasunaren bidez, Izadiarekin bat egiteko aukera. Artean, txingarrak ari dira goritzen, hanburgesak jango ditugunaren seinale. Arratsaldeko koloreak itzaltzen doaz pixkanaka: urdina, laranja, arrosa, morea… eta gauaren beltza azkenik. Gau honetan, korroan eta izarren menpe, abestiak kantatzen hasi gara, arima pozten duten abestiak, energia kaltegarriak ezabatzen dituztenak, eta mundu hobea posible dela sinestarazten digutenak.


Bigarren txango egunean are eta argi gehiago gizean goizetik. Helburua Lakartxela (1979m) da; Iñaki Ochoa de Olza nafarraren historia markatu zuen mendietako bat. Poliki ekin diogu igoerari, Erronkariko pagadietan barrena, Bimbaleta tontorraren azpitik igarotzen den leporaino. Igoera atsegina da, udako txangoa dirudi eta ez du atzoko muino zurien antzik. Belaze leunean, Hiru Erregeen Mahaia ikusten dugularik, norbaitek ireki du berriz espeteka. Beste batek platanoak atera ditu motxilatik, eta ura hirugarrenak. Ikus liteke Auñamendiren iparraldeko malda ere, sorginen bizilekua agian, eta Petrechemaren irudi zirraragarria. Berehala piztu dira pilak, azken aldapa latzari ekiteko. Irristadak datoz, belaunak eta ipurdiak lokatzez bete dira. Bada irribarre egin eta bat-batean jausten denik ere; hainbat ekilibrista ozta-ozta libratu dira lokatzetik. Ia konturatzeke, azken gandor erosoan gaude. 200 metro eta gailurra. Iratiko oihana eta Orhi ditugu bistara, Piriniotako elurrik gabe ordea. Halere, xarma galanta dute, basoetan galtzera bultza egiten digun xarma alegia.
 Tontor zabal, eroso, berdea. Bista apalduna. Apaltasun horrek arima betetzen du, ederra baino ederragoa baita. Egia handia datorkigu iluminazioa bailitzan: mendia handia da, baldin eta gailurreko esperientzia eta gailurrerainoko bidea atsegina eta partekatua izan bada. Batez ere, partekatua. Une horretan, munduko denbora guztia daukagu eskura, mendian ez baita denborarik. Ez dago presarik mendietan. Ordubetez tontorreko jabe izan ostean, paisajea oroimenean iltzatu zaigu. Batzuk lotan, besteak pentsatzeari emanak; isilik eta begira beste batzuk. Bakoitzak bere erara adierazten du gogo barea eta laguntasunaren maitasuna. Azken buruan, laguntasuna baita mendiaren seinale; eta zirkulu txiki honetan, erruz daukagu hori.

Pagadira jaitsi gara bazkaltzera, non saltxitxoiak eta txorizoak kasik guk adina izerditu baitute. Bimbo ogia blai jarri dute. Norbaitek hamaiketakoaren hondarrak eta laranjak atera ditu, eta badator indarra hanketara.
Iritsi gara aterpera, dutxatzera. Pozik gaude; lagunaren pozak eragiten duen poz erraza. Tartea dugu afalordura arte, eta denok elkarrekin jan dugu. Kubatar erara egindako arroza ona dago benetan. Bukatzean, maleta egiteko garaia, izan ere, bihar oso goiz aterako baikara. Izabako udaberriari agur esateko, irudiak asmatuko ditugu dirdir egiten duten izar hotzen baitan. Zuhaitzen artean, mendien artean, ilusio kideen artean. Altair eta Lira, Casiopea eta Boyero azalduko dira gure ametsetan. Baita artizarra eta kranpoien soinua ere, izotz gogorra zulatzen.


Goizeko 6ak laster dira hemen; oroitzapenak, ordea, sekula ez dira joango.



ISABA
“Antes que las cimas, las rocas y el viento, la esencia de la montaña es la amistad”


Mucho frío, dicen. En las cimas con nieve el sol no calienta tanto; y aunque parece que están más lejos, puedes palpar las estrellas. Si lo intentas, incluso puedes llegar a vislumbrar brevemente, como un destello, la verdad de tu alma. El silencio de la mente. La nieve quema la piel y erosiona el tiempo del reloj, dirigiendo el rumbo de forma incombustible a lo más alto de la metáfora del alma. La quietud es más intensa cuando solo te rodea el color blanco pureza de la montaña.
En las listas del material propuesto, elementos que en tu vida habías nunca escuchado. Mochilas ligeras, botas sólidas. Esto no es como la época estival; aquí se madruga mucho y no te quitas los guantes. La nieve entra por los recovecos que las polainas no tapan. El frío cala los huesos hasta que el sol asoma por ese collado que privatiza el calor que anhelas con ganas desde que has pisado el camino.  Pero hace mucho que no haces nada nuevo por primera vez, y por eso te embarcas junto al grupo de soñadores que se convertirán en tus amigos y compañeros de expedición.

El camino desde Donosti hasta Isaba se hace largo. Son muchas horas de bus, pero queda demostrado que en transporte público se puede llegar hasta los rincones más inhóspitos de la Navarra prepirenaica. El parque natural de los Valles Occidentales está lleno de bosques y vida, inversamente proporcional a la explotación del hombre en la zona. Todo un lujo para comenzar la expedición. El albergue-camping que sirve como campo base se encuentra rodeado de árboles y trino de pájaros. Al borde de la selva de Maz, en las faldas del Txamantxoia, abundan los árboles que empiezan a deleitarnos con sus blancas flores. Color que al día siguiente cegaría los sentidos y silenciaría los pensamientos superfluos del día a día. Para poder centrarnos en lo realmente importante: dar el próximo paso.


El primer día de excursión comienza en el refugio de Linza. Hace frío y todos van abrigados. Mochilas pequeñas para la costumbre de los 60 litros con iglús colgando, leche envasada y sándwiches para tres días. Unos llevan el almuerzo, otros la comida. El más espabilado se ha cogido el espetec. A los 15 minutos de comenzar la marcha, hay que hacer parada técnica: de las 3 capas de ropa que llevan, 2 ya sobran. El ascenso continúa por la sombría ladera, hasta que llegar al collado de Linza. Desde allí es posible observar toda la Foya de la Solana al completo, franqueada en su extremo norte por La Mesa de los Tres Reyes y las agujas de Ansabere y Petrechema al Sur. La vista es hipnotizante: la blancura de la nieve obliga a ponerse las gafas. Hay un momento de silencio; los corazones palpitan. Se aprovecha el parón para coger aire y calzarnos los crampones. El viento frío desciende la sensación térmica, y las manos se entumecen al ajustar con firmeza los pinchos en las botas. La pendiente no es demasiado pronunciada y la nieve está dura. Arriba el sol ilumina las sonrisas; las condiciones son idóneas para comenzar a andar por las blancas colinas hacia el collado de Petrechema. Allí, un breve descanso para devorar el espetec, abrir el paquete de cacahuetes con miel y recuperar energía con un plátano. Y con las pilas cargadas, arranca la subida por la arista totalmente vacía de nieve hacia la cumbre.
Al fin llega la cima, lugar de detenerse a observar las vistas, abrazarse y sentir la libertad que siempre produce el alcanzar una meta común entre amigos. La satisfacción es plena. La mente se calla, y únicamente se centra en ponerle nombre a los picos ya conocidos de otros campamentos y excursiones: el Pic d’Midi, Balaitoús, el ya subido Facha o el Bisaurín dominando sobre Lizara. Abajo se observa la selva de Oza, y al sur se encuentra el Peñaforca, que posiblemente sea un próximo conocido. Tras la foto de rigor y ondear la bandera del CMA al viento del Pirineo, comienza el retorno hacia abajo por el mismo camino. Quizás, la parte más importante de la ascensión a una montaña sea la bajada. La Mesa observa impasible, y recuerda que en verano bailaremos con sus laderas.


Por la tarde, ya en ambiente cálido como en casa y tras la ducha de agua caliente –algo insólito en el entorno salvaje pirenaico- nos tiramos en el prado para escuchar las reflexiones que los monitores han preparado del libro “Monterapia”, de Juanjo Garbizu. Un momento de parón, reflexión y contemplación de la oportunidad de poder sentirse uno con la Naturaleza a través del esfuerzo, el sacrifico y la amistad. Mientras tanto, las brasas en las que asaremos las hamburguesas van cogiendo el color intenso del fuego. Los colores del atardecer se apagan lentamente, pasando del azul al naranja, rosado, morado…acabando en el negro de la noche. Noche en la que, en corro e imaginando mil dibujos y leyendo entre las estrellas, acabamos cantando canciones que alegran el alma, eliminan las malas energías y hacen creer que es posible un mundo mejor.


El segundo día de excursión amanece aún más radiante que el primero. El objetivo es Lakartxela (1979m); una de las montañas que marcó la historia del navarro Iñaki Ochoa de Olza. Comienza el ascenso de forma pausada por los hayedos del Roncal, hacia el collado que pasa por debajo de la cima Bimbaleta. La subida es agradable, mucho más parecida a una excursión veraniega campamentil que las blancas colinas del día anterior. En una suave loma de hierba, con vistas a todo el macizo de La Mesa de los Tres Reyes, alguien vuelve a abrir un espetec. Otro saca plátanos de la mochila, y un tercero comparte agua. Se puede ver también la encantada cara norte del Anie, posible morada de sorginas, y la espectacular imagen de Petrechema desde dicha posición. En seguida se cargan las pilas para afrontar la empinadísima cuesta que viene a continuación. Los resbalones se suceden, las rodillas y los traseros se llenan de barro. Hay quién se ríe y al instante cae; hay equilibristas que libran los resbalones en el barro. Sin apenas darse cuenta aparece la cómoda y hermosa cresta final, que en 200 metros desembocará en la cima. La vista sobre la selva de Irati y el Orhi dista mucho de las nieves del Pirineo; pero emana un encanto que hace querer perderse entre sus bosques.
 La cima es ancha, cómoda, verde y sus vistas son sencillas. Una sencillez que llena el alma y de simple, es hermosa. Una gran verdad aparece como una iluminación: lo que hace que una montaña sea grande es que la experiencia en la cima y durante el camino haya sido placentera y compartida. Sobre todo, compartida. En este momento, todo el tiempo del mundo está al alcance de la mano, pues en las montañas este no existe. No hay prisa, pues en las montañas tampoco existe la prisa. Tras ser durante cerca de una hora los dueños de la cima, el paisaje se ancla a los recuerdos. Hay quien se duerme, hay quien piensa; alguno simplemente calla y observa. Cada uno a su manera expresa la quietud de su mente y el amor de la amistad. Al fin y al cabo, si algo define la montaña es la amistad; y en este pequeño círculo, eso abunda.



Bajamos hasta el hayedo a comer, donde el salchichón y el chorizo han sudado casi tanto como nosotros y su jugo empapa el pan bimbo. Alguien saca los restos del almuerzo y las naranjas, y las fuerzas vuelven a las piernas.
Llegamos al albergue, y nos duchamos. Estamos contentos; una felicidad sencilla nacida de la alegría del compañero. Hacemos tiempo hasta la cena, y comemos en círculo todos mezclados. El arroz a la cubana sabe a gloria. Al acabar hacemos la maleta, ya que mañana toca madrugar. Para despedirnos de la primavera de Isaba, vamos a imaginar dibujos sobre las frías estrellas que parpadean intermitentes. Entre árboles, entre montañas, entre compañeros de ilusión. Acabamos soñando en la almohada con Altair y Lira, Casiopea y el Boyero. Con la estrella polar y el sonido de los crampones al perforar la nieve dura de primera hora de la mañana.

Las 6 de la mañana van a llegar en breve; pero los recuerdos no se nos van a escapar nunca.















lunes, 10 de abril de 2017

EXPEDICIÓN A ORDUÑA

ORDUÑARAKO ESPEDIZIOA

Martxoko azken ostirala eta eguzkia pozik esnatu da. Denok jaiki gara ohi baino gogotsu eta indartsuago, aste luzearen azken egunari ekiteko prest. Guztiok gogoan daukagu Urduña. Zer ekarriko digu? Neka-neka eginda helduko ote gara igandera? Zerbait ahaztu zait? Laster jakingo dugu. 

Bata dela bestea dela, eguna berehala pasa zaigu, eta konturatzerako autobusa sartua da Urduñako plaza nagusian. Une batez, festetako txosnak eta postuak ez dira arretagunea. Bizilagunen begiak ehundik gora donostiarrengana luzatu dira, badirudi-eta herria inbaditzera gatozela. Lehen ordu-erdia kaotikoa da oso: urduritasuna, gelak banatu, maletak gora eta behera… Handiegia da etxea. Halere, dena doa iragarri bezala. Eta, gezurra badirudi ere, konforme utzi gaitu gelen banaketak. 

Pixkanaka, jangelan sartu gara. Etxearekin bat datorren jangela, hau da, erraldoia. Mahaiak izendatuta daude. Nire alboan badira lagun batzuk, gainerakoak ezezagunak zaizkit. Zertan dabiltza begiraleak?

Urduritasunaren eta emozioaren eraginez, zeinen gose ginen ahaztuta geunden ia. Karbonara erara eginiko pasta desagertarazi dugu. Bat-batean, hiru alpinista azaldu dira afarian. Everest, Cervino, Nanga Parbat, Annapurna, K2… Azaldu digutenez, mahai bakoitza espedizio bat da, eta bakoitzak paper jakin bat beteko du: xerpa, meteorologoa, ekologista, medikua…Elkar hobeto ezagutzeko hainbat jolas egin ostean, heldu zaigu oheratzeko garaia. Egun luze eta bizia izan da, baina astebukaerari hasiera emateko ezin hobea.

Goizeko zazpiak. Motxila prestatu, eta botak eta neguko arropak jantzi ditut. Eguzkia ez dago hain umoreko, bai ordea begiraleak eta lagunak. Mendian egun bikaina pasatzeko nahikoa da hori. Bagoaz Nerbiongo jauzirantz, agidanez, Espainiako ur-jauzirik altuenerantz. Baina urik gabe dago urte sasoi honetan. Ez al da paradoxikoa?

Igoera ez dugu denok batera egin, bi txandatan baizik. Kanpamentu nagusi eta proba desberdinak igaro eta gero, lehia bizia daukagu taldeen artean, den-denek nahi dute igandera lehen postuan heldu.
Blai eginda jatea gustuko ez dugunez, azkenean ikastetxera jaistea erabaki dugu. Horrela, dutxa beroaren ondoren, urdaiazpiko eta gaztaz eginiko sandwich gozoak jan ditugu, txorizoa ere ugari. Arrakasta itzela. Txango ederra eta bazkari ederra. Aisialdia jarraian. 

Nekaturik eta indarrak oraindik berreskuratzake, begiraleek Triviala prestatu digute espedizioei buruz. Gureari buruzko galderak egin ditugu, aurrez aurre lehiatzeko. Dena primeran doakigu. Batzuei besteei baino hobe, bistan da. Galdetu bestela Everest espediziokoei, Trivialean gailendu zirenei hain zuzen.

Iluntzen ari du dagoeneko, gaurkoz nahikoa mendi eta espedizio izan dugu. Heldu zaigu astebukaeraren ildoa mozteko unea: American Party! Amerikar hanburgesa ederrak, ba alda festa abian ipintzeko modu egokiagorik? Afalostean, festarekin bat datozen arropak jantzi, eta dantzak zein ekitaldiak orraztu ditugu. Ilara egin dugu festaren atarian, eta bi “segurata” ari zaizkigu eskumuturreko fluoreszenteak ematen, festaleku handira sar gaitezen. Dena dago ilunpetan, dozenaka eskumuturreko distiratsu alde batetik bestera mugitzen. Halako batean, eszenatokia argiztatu da, eta gure begiraleek AEBtako ereserkia abestu dute. Los chicos del coro filma etorri zait gogora. Barreak, dantzak, janaria, harmonia ona…  Egun borobila inondik inora. Ezin gehiago eskatu, bagoaz ohera, bihar egun luzea baitaukagu aurretik. 

Goizeko zortzi eta erdiak, nekaezinak garela dirudi. Egun erdia baino ez zaigu geratzen Urduñan, eta zuku guztia atera nahi diogu. Behin etxean izango da lo egiteko denborarik. Espedizioko rolak berriz hartu ditugu, oraingoan orientazioak erabakiko du lehia, Urduñako mapa baten bidez, batxilergo ikasleen bila aritu behar baitugu herri osoan barrena. Berriro ere, segituan igaro dira orduak. Ikastetxean hain azkar pasatuko balira...


Bazkaldu eta Donostiara egin aurretik, elkarrekin bildu gara astebukaera zoragarria eskertzeko. Ostiralean mahaikide ezezagun zirenak, nire xerpa, metereologo, mediku... bilakatu dira orain. Eta hori betirako izango da.



EXPEDICIÓN A ORDUÑA

Último viernes de marzo y el sol amanece de buen humor. Todos nos levantamos con más ánimo y fuerzas que en otras ocasiones para afrontar el último día de una larga e intensa semana. Todos tenemos ya la mente en Orduña. ¿Qué nos deparará? ¿Cómo de cansados llegaremos el domingo? ¿Se me olvida algo? Pronto lo sabremos. 

Entre una cosa y otra, el día pasa volando, y para cuando nos damos cuenta el autobús está llegando a la plaza principal de Orduña. Por un momento, las choznas y puestos de las fiestas del pueblo dejan de ser centro de atención y todos los vecinos ponen su mirada en los más de cien donostiarras que están a punto de invadirlos. La primera media hora es caótica: nervios, reparto de habitaciones, maletas arriba y abajo… la casa es demasiado grande. Sin embargo, todo marcha según lo previsto y sorprendentemente todos quedamos contentos y conformes con el reparto de habitaciones. 

Poco a poco vamos entrando al comedor. Un comedor acorde con lo que es la casa, es decir inmenso. Las mesas están asignadas. Encuentro mi nombre junto a unos pocos compañeros, los demás se me hacen desconocidos ¿Qué  traman estos monitores?

Tales eran los nervios y emoción que no nos habíamos dado cuenta del hambre que teníamos. La pasta a la carbonara vuela, nunca defrauda. De repente tres alpinistas irrumpen al final de la cena. Everest, Cervino, Nanga Parbat, Annapurna, K2… Nos explican cómo cada mesa somos una expedición y que cada uno jugaremos un rol diferente: sherpa, meteorólogo, ecologista, medico…Tras unos juegos para conocernos mejor llega la hora de acostarse. Ha sido un largo e intenso día, pero no puede empezar de mejor manera el finde.

Siete de la mañana. Preparo la mochila, me calzo las botas y me abrigo bien. Hoy el sol no despierta de tan buen humor, pero mis amigos y monitores sí que lo hacen, suficiente para pasar un magnifico día en el monte. Ponemos rumbo hacia el Salto del Nervión, por lo que he entendido, la cascada más alta de España. Sin embargo ésta se encuentra sin agua en esta época del año, ¿No resulta paradójico?
La subida no lo hacemos todos juntos, sino de dos en dos expediciones , pasando por diferentes campos base y pruebas. La rivalidad entre los diferentes grupos es total, todo el mundo quiere llegar al domingo en la primera posición.

Como a nadie nos gusta comer mojándonos, finalmente se decide bajar al colegio. Así pues, tras una buena ducha caliente, nos comemos los magníficos sándwiches, el de jamón y queso a la plancha hace sombra al de chorizo y acapara la toda comida. Todo un éxito. Buena excursión y mejor comida. Tiempo libre por delante. 

Cansados y sin haber recuperado todas las fuerzas, los monitores nos preparan un Trivial por expediciones. Preparamos preguntas acerca de nuestra expedición para enfrentamos en unos duelos a cara de perro. Todo marcha genial. A algunos mejor que a otros evidentemente, y si no que se lo pregunten a los del Everest, que salieron vencedores de este Trivial.

Se va haciendo de noche, suficiente de montes y expediciones por hoy. Es hora de romper con el hilo conductor del finde: ¡American Party!. Qué mejor que comenzar la fiesta con unas buenas hamburguesas americanas. Tras la cena nos vestimos acorde a la fiesta y ultimamos los bailes y actuaciones. Hacemos cola a la entrada de la fiesta y dos “seguratas” nos van entregando pulseras fluorescentes para entrar en la gran sala de fiestas. Todo está completamente a oscuras, la estampa de decenas de pulseras brillando en constante movimiento por la sala es maravillosa. En una de éstas se ilumina el escenario y suena el himno de los EEUU entonado por la increíble voz de nuestros monitores. Por un momento pienso que estoy en la película de los “Chicos del coro”. Risas, bailes, comida, buena armonía…  Ha sido un día redondo vaya. No podemos pedir más, así es que marchamos formalmente ya cansados a nuestras camas, mañana tenemos un largo día por delante. 

Ocho y media de la mañana, el cansancio no hace mella en nosotros. Sólo nos queda medio día más en Orduña y pensamos exprimirlo al máximo, ya tendremos tiempo de dormir en casa. Recuperamos nuestros roles de expedición, esta vez la orientación  será de vital importancia, pues mediante un mapa de Orduña tendremos que buscar a los de bachiller por todo el pueblo para ir superando diferentes pruebas. Una vez más el tiempo pasa volando. ¡Ojalá pasasen igual de rápido las clases en el colegio!

Antes de comer y volver a Donostia, nos reunimos para agradecer el magnífico fin de semana que hemos pasado juntos. Aquellos desconocidos que tenía en mi mesa el viernes se han convertido ahora en mis sherpas, meteorólogos, médicos… y eso sí que es para siempre.





























LINK A TODAS LAS FOTOS: https://drive.google.com/drive/folders/0BwAoQcTsp7h8el81c19keTd1bkU

miércoles, 15 de marzo de 2017

Armonía en Peñas de Aia

Harmonia Aiako Harrian

Igandean, goizean goizetik gure lagun genituen ilusioa eta motibazioa. Nagusien taldekook 8:00etan elkartu ginen Gipuzkoa plazan, abenturari ekiteko prest.

Oiartzunerantz jo genuen, gure erronkara gerturatzeko hain zuzen: Aiako Harria. Nahiz eta Aiako Harriaren Parke Naturalean hainbat aldiz egon, oraingoan, ibilbide desberdin eta erakargarria genuen aurretik.

Arditurriko mehatzetaraino joan ginen oinez. Hantxe abiatzen zen tontorrerako bidexka. Aldapa gogor askoak eta baso sakonak gorantz eta gorantz eraman gintuzten. Leku baketsuak igaro genituen, ametsetako paisaiak, bete-beteko natura. Txantxak egin genituen leku horietako harmoniari buruz.

Hamaiketakoaren unea gerturatzen zen neurrian, zerua estali eta behe-lainoa heldu zen guregana. Eta eguraldiaren iragarpena berretsiz, hamaiketakoarekin batera iritsi zen euria. Berehala, euriagandik babesteko, zirak, kapak eta uretako galtzak atera genituen. Hamaiketakoaren ostean, energiaz beterik, bideari ekin genion basoan eta haitzetan barrena.

Ausartak garenez oso, euria eta behe-lainoa gainditu eta Rekarte Harriaren gailurra lortu genuen. Baina, euriarekin batera haize bortitza ari zuenez, ezin izan genuen Aiako Harriaren tontorra zapaldu. Ahal moduan sartu ginen haitzulo batean, eta han atseden hartu eta gero segi genuen berriz beherako bidea.

Plan aldaketa egin beharrean aurkitu ginen. Ibilbide zirkularra egin, eta igoerako bidera heldu ginen berriz ere. Modu horretan, gosearen eraginez, Oiartzunera jaitsi ginen.


Heldu zen atsedenerako, gozamenerako, jateko eta elkarri zorionak emateko unea. Talde bikaina benetan, txango osoari kexurik gabe eutsi ziona, elkarri motibazioa eta laguntza eskainiz gainera.


Armonía en Peñas de Aia

Ilusión y motivación nos acompañaban desde bien pronto el domingo. El grupo de mayores nos reunimos a las 8h en la Plaza Gipuzkoa para iniciar nuestra aventura. 

Nos dirigimos a Oiartzun para aproximarnos a nuestro reto: Peñas de Aia. Aunque no era la primera vez en la que nos acercábamos al Parque Natural de Peñas de Aia, en esta ocasión, nos esperaba una ruta diferente y prometedora.

Caminamos hasta llegar a las minas de Arditurri, donde comenzaba nuestro sendero hacía la cima, una cuesta empinada y un bosque frondoso nos llevaban hacia lo más alto. Pasamos por lugares apacibles, paisajes de ensueño,  naturaleza en estado puro, se bromeaba sobre la armonía que esos lugares inspiraban.  

A medida que llegaba la hora del almuerzo, el cielo empezaba a cerrarse y nos empezó a acompañar la niebla. Y como ya anunciaba la previsión del tiempo, con el almuerzo llegó la lluvia.  Rápidamente todos nos decidimos a sacar chubasqueros, capas y pantalones de agua para protegernos bajo la lluvia. Después del almuerzo, llenos energía, retomamos el camino entre el bosque y las rocas.

Como grandes valientes, superamos la lluvia y la niebla hasta hacer cima en Peña Rekarte, pero debido a que nos encontramos con un fuerte viento y la lluvia no cesaba, no pudimos hacer cima en Peñas de Aia. Nos refugiamos como pudimos bajo una de las cuevas en las que pudimos tomar un respiro para volver a iniciar el camino de bajada.

Tuvimos que realizar un cambio de planes y realizando una ruta circular, volvimos a encontrarnos con el camino de subida. Así, motivados por el hambre bajamos hasta llegar a Oiartzun.

Llegó el momento de descansar, disfrutar, comer, y darnos la enhorabuena, un gran equipo que aguantó toda la excursión sin ninguna queja, motivándose y ayudándose entre ellos.