jueves, 16 de febrero de 2017

MONTAÑER@S A LEITZARAN!

MENDIZALEOK LEITZARANERA!

Joan den igandean, txikien taldekook, 9:15ean bildu ginen iparraldeko geltokian. Mendira igotzeko gogotsu.

Hasierako asmoa Beasainera joatea zen, Usurbe mendiari ekiteko. Baina, blai egiteko arriskuaren ondorioz, ateriago eta gertuago zegoen lekua aukeratu genuen.

Andoainen jaitsi ginen, eta Leitzaran aldera egin. Pozez heldu ginen bidearen hasierara, eta bertan, luzaketetan jardun genuen lesioak saihesteko.

Jarraian, gure norabideari heldu, eta Leitzarango hamaika tunel, errekatxo eta zuhaitzetan barrena joan ginen. Leku paregabea bezain aproposa lagunekin irrika eta solasean ibiltzeko. Hamaiketakoa jateko geldialdearen ostean, tunel horietako baten bukaeran geratu ginen atseden hartzera. Pañuelitora jokatu eta gero, gurasoek prestatutako ogitartekoak, pasta-tupperrak eta gainerako gutiziak jan genituen. Atsedenaldian zehar erne egon beharra izan genuen, izan ere, jertseak eta motxilak hegan baitzihoazen. Eskerrak haizeak ez zigun, halere, ezer lapurtu.

Ondoren, aisialdirako tartea. Eta mendizale txiki-handiak prest dagoeneko Andoainera jaitsi eta bueltako trena hartzeko.


Iganderik bikainena izan zen hura, haurron zein ez hain haurron gozagarri. Mila esker, txikiok. Hurrengora arte!!!

MONTAÑER@S A LEITZARAN!

El pasado domingo nos reunimos a las 9:15 en la estación del norte el grupo de pequeños, con muchas ganas de subir monte.

La primera intención para esta excursión era ir a Beasain y subir el Usurbe, pero debido a la probabilidad de acabar calados, decidimos escoger una alternativa menos lluviosa y más cercana.
Nos plantamos en Andoain y comenzamos a patear por el camino hacia Leitzaran, con alegría y ganas llegamos al inicio del camino, donde estiramos para evitar lesiones.

Después, seguimos nuestro rumbo bajo los infinitos túneles, riachuelos y árboles de Leitzaran, un lugar precioso e ideal para ir charlando entre risas con los amigos. Tras el parón para el almuerzo, a la salida de uno de los mencionados túneles detuvimos en una zona amplia donde descansar y reponer fuerzas. Tras jugar entre risas y gritos al pañuelito, comimos los ricos bocatas, los tupers de pasta y los demás manjares que las amatxos y aitatxos nos habían preparado. Durante el descanso tuvimos que estar muy atentos, pues volaban los jerséis y las mochilas, pero el viento no nos consiguió quitar nada.

Tras dejar un tiempo libre, nos dispusimos a bajar para coger el tren de vuelta en Andoain y volver con los pequeños grandes montañer@s  a Donosti.


Fue un domingo de 10, en el cual disfrutamos tanto los niños como los no tan niños. Gracias pequeños. ¡¡¡Hasta la próxima!!!



















miércoles, 15 de febrero de 2017

Otra vez será


Txindoki. Akaso, gure orografiako mendirik ezagunena. 1342 metro, Aralar mendilerroaren mendebaldeko muturrean. Edurne Pasaban himalaialari tolosarraren lehen tontorra izan zen kareharrizko punta hauxe. Mariren etxeetako bat ere bada. Eta, horregatik guztiagatik, AMEk hautatu du otsaileko hil hotzean igotzeko.

Ikastetxeko aparkelutik abiatu ginen autobusez, oraingoan batera gindoazen nagusiak eta ertainak. Aukera baliatu genuen elkar hobeto ezagutzeko, baita tontorraren ondorengo partidarako elkar desafiatu ere. Ertainek “eskuinetik” igotzeko asmoa zuten; nagusiek, aldiz, “ezkerreko” kanaletik. Denok mendilepoan batzea zen gure nahia, behin batera, azken aldapa latzari ekiteko. Horra hor gure helburua.

Bagenekien hotzaren mehatxua gainean genuela, eta litekeena zela Aralar osoa, goitik begiratuta, zuri-zuri egotea. Esan eta gertatu: hamaika elur-zulo ikus zitezkeen Aralarko malda lasaietan behera. Hain urtuak denak, ezen ezin izan baikenuen elur-piloten gerrarik hasi. Ezinezkoa izan zen zabor-poltsak trineo moduan erabiltzea ere, dena baitzen lokatzez, urez, elurrez eta gure boten “txof-txof”ez eginiko nahaspila. Beraz, talde bakoitzak Txindokiko lepora iristeke dauden bordetan hartu zuen hamaiketakoa. Ogitartekoa, sagarra, intxaurrak, txokolatea, espeteka, eta hainbat termo salda eta guzti; mendizale iaioaren ohiko menua inondik inora.

Baina ez genekien haizeak aurrera egitea galaraziko zigula. Garaiz buelta hartzea izan ohi da mendiko arrakasten iturri, eta, oraingoan, Mariren amorruak ez zigun tontorrera heltzen utzi. Begiraleekin batera nagusien taldearen bila joan ziren bi ausart izan ezik, ertainek ez zuten lepora iristerik izan. Nagusiek lepoa igaro behar izan zuten, eta handik agurtu zuten hain gertu eta, aldi berean, hain urrun zegoen gailurra. Gaur ez zen, noski, tontorraren eguna.

Une hartan, jaitsierari ekitean hain zuzen, hasi zen ikuskizuna: ipurdikoak, irristadak, galtza marroiak, “aaaaaaaaai, banoala”, eskularru hegalariak eta ihes zihoazen motxilen estalkiak. Lokatzaren, haizearen eta euriaren arteko nahasketak bide eman zigun, jolasteko gogoz ginenoi, primeran pasatzeko. Bota marroiak baino ez zeuden; galtzek lurraren kolore berbera hartu zuten. Barre-algaraka, gertuen zegoenari eskutik helduta, eta hamalaugarrenez erortzeko trantzean heldu ginen azkenik Larraizko aparkalekura. Goizeko ekaitzaren ondorioz, ikastetxean bazkaltzea erabaki genuen.

Behin lehortuta, mendizalearen ohiko menua eskutan eta joaterakoan partidua antolatuta zegoenez, jokatu genuen erronka. Oinutsik, ikastetxeko zelaiaren gainean. Begiraleak neska-mutilen aurka. AMEko futbolaren historian gertatzen den legez, betiko moduan, begiraleek irabazi zuten. Kiroltasunaren eredu betiere. Ea hainbeste urteko garaipen-sorta horrek luze, oso luze irauten duen.

Badira mendian baino baloratu ezin diren bizitasunak. Haizearen orrua, haizearen indarra, arrastaka eraman eta zure lagunarekin batera lurrera botatzen zaituena kasu. Botekin lokatza zapaltzean sortzen den “Txof-txof” lasaigarria. Tontorrera iristean arazoak nola desagertzen diren, norbere errealizazioaren seinale. Tente mantentzen zaituen adiskidearen eskua. Biak erorita ere. Espetek partekatuaren fintasuna. Atzera begiratu, mendia ikusi, eta eskerrak eman, zergatik eta zure buruaren berri irakatsi dizulako. Badira bizipenak Izadian eta lagunekin soilik bizi daitezkeenak.



Txindoki. Probablemente, el monte más conocido de toda la orografía de nuestra tierra. 1342 metros, en el extremo más occidental de la Sierra de Aralar. Este pico de piedra caliza fue el primero que subió la himalayista tolosarra Edurne Pasaban. Es también una de las moradas de Mari. Y por todo ello, ha sido elegido por el CMA para intentar ascenderlo en este frío mes de febrero.


Saliendo del parking del colegio en autobús, formamos una expedición conjunta los mayores y los medianos. Aprovechamos la oportunidad para conocernos unos a otros, y nos retamos para el partido que se avecinaría una vez coronada la cima. Los medianos ascenderían por “la derecha”, mientras que los mayores tenían previsto subir por la canal de “la izquierda”. La intención era encontrarnos todos en el collado, para ascender la última y empinada cuesta juntos. Ese era el objetivo.

Sabíamos que el frío acechaba, y que posiblemente todo Aralar estuviera blanco visto desde arriba. De hecho, así fue: abundantes neveros concurrían por las suaves laderas de la tranquilidad de Aralar. Neveros tan derretidos que no pudimos comenzar la guerra de bolas ni tirarnos en las bolsas de basura que nos prestarían su formato trineo, puesto que todo era mezcla de barro, agua, nieve y el “chof-chof” de nuestras botas. Así que cada grupo decidió parar a almorzar en las bordas que existen en la subida al collado de Txindoki. Bokata, manzana, nueces, chocolate, espetec, algún termo con caldo; productos típicos del menú del montañero experimentado.

Lo que no sabíamos era que el viento iba a impedirnos casi avanzar. Uno de los éxitos de la montaña es saber dar la vuelta a tiempo; y esta vez, la furia de Mari nos impidió llegar a la cima. Los medianos no pudieron llegar al collado, salvo dos valientes junto a dos monitores en búsqueda del grupo de mayores. Los mayores tuvieron que atravesar el collado y saludar a la tan cercana y a la vez inaccesible cima. Pero hoy no era día de hacer cumbre.

 Fue entonces, en el inicio de la bajada, cuando comenzó el espectáculo de culadas, resbalones, pantalones marrones, “aaaaaaaaai que me caigo”, guantes voladores y fundas de mochilas que huían de sus dueños. La mezcla del barro con el viento y la lluvia que caía hicieron la delicia de aquellos que teníamos ganas de jugar en el barro. Ya solo existían las botas marrones; los pantalones eran del color uniforme de las caídas al suelo. Riendo por no llorar, agarrados a la mano del primero que pasara por allí y con cuidadito para no caer por decimocuarta vez, por fin llegamos hasta el parking de Larraitz. Debido al chaparrón que nos había caído durante toda la mañana, decidimos volver al cole a comer.

Ya secos, con el menú típico del montañero y recordando como en el viaje de ida se había organizado un partido, lo jugamos. Descalzos, sobre el césped del cole. Monitores contra chavales. Como siempre en toda la historia del fútbol del CMA, ganaron los monitores. Siempre ejemplo de legalidad sobre el terreno de juego. Esperemos que esta racha de tantos años ganando se mantenga durante mucho, mucho tiempo.

Hay intensidades que solo pueden ser valorables en la montaña. El rugido del viento, la fuerza con la que arrastra de ti haciendo que caigas rodando junto a tu amigo por el barro. El relajante “chof-chof” de las botas al pisar el barro. La liberación de los problemas al llegar a la cima como símbolo de realización personal. La seguridad de la mano de tu compañero impidiendo que te caigas al suelo. O cayendo los dos. La exquisitez del espetec compartido. Echar la vista atrás a la montaña, y agradecerle que te haya enseñado algo nuevo acerca de ti mismo. Hay sensaciones que solo pueden ser vividas en la Naturaleza y entre amigos.



















martes, 7 de febrero de 2017

Lo hecho en Hecho

Joan den ostiralean, begiraleak Hecho bailarara joan ginen asteburupasa, gehien gustatzen zaigun lekura: Piriniotara.

Larunbata bizikidetzari eta taldea egiteari eskaini genion osorik. Talde-lana berebizikoa da gure jardueran bakoitzak bere onena eman dezan.

Goizean, elur-erraketak hartu eta Lizaratik txangoa egin genuen. Zortea lagun izan genuen, eta eguraldiak aukera eman zigun neguko paisaia ederraz gozatzeko.

Arratsaldean Jacara joan ginen futbolinean ere moldatzen garela erakustera. Han argi geratu zen guri dagokiguna... mendia baino ez dela!!

Baina, ez pentsa dena aisialdia izan zenik. Igandean, aurtengo ikasturtea aztertzen eta ebaluatzen aritu ginen, helburu eta lan-ildo berriak jarri genituen mahai gainean, hain zuzen, zuei bizipen dibertigarri eta bakarrak eskaintzen jarraitzeko.


Benetan emankorra izan da asteburua, eta, bide batez, pilak kargatzeko eta berehala datorkigunari aurre egiteko balio izan digu. Seguru badakizuela zer den badatorrena, honezkero zain izango zarete eta. Orduña 2017! Nahiz eta, hura iristerako… oraindik bi txango egin behar ditugun. Primeran pasatuko dugu eta zuek han izango zaretela espero dugu!


El pasado viernes los monis nos fuimos a Hecho con el fin de pasar un fin de semana donde más nos gusta, en Pirineos.

El sábado lo dedicamos plenamente a la convivencia y a hacer equipo, algo vital  para poder llevar a cabo la actividad que desempeñamos y poder dar lo mejor de cada uno.

Por la mañana salimos a dar un paseo con raquetas por Lizara, con la suerte de que el tiempo nos respetó y pudimos disfrutar del invernal y bello paisaje en el que estábamos inmersos.

A la tarde nos fuimos a Jaca a demostrar nuestra valía con el futbolín, donde quedó patente en mucho casos que lo nuestro… es la montaña!!

Pero no os penséis que todo el  finde fue de ocio, el domingo nos dedicamos a analizar y evaluar el curso que llevamos y plantearnos nuevas metas y líneas de trabajo para poder seguir haciéndoos disfrutar y vivir experiencias únicas.

Ha sido un fin de semana muy fructífero que también ha servido para recargar las pilar para afrontar lo que se nos viene dentro de muy poco y que seguro muchos de vosotros ya estáis esperando… Orduña 2017! Aunque para eso… todavía nos quedan 2 excursiones para disfrutar y pasarlo genial y en las que esperamos veros a todos!










jueves, 2 de febrero de 2017

De vuelta

BUELTAN

Igaro ziren Gabonak, eta hasi zen berriz eskolako garai atsegina…
Zer esan nahi du horrek? Mendi elkartea martxan dela berriro!!

Indarrez beterik, txikien taldekook RENFEko geltokian elkartu ginen, goizeko 9:15ean. Astebukaera honetan behintzat ez zen izan hain goiz ibiltzeko premiarik, jajaja.
Oraingoan, zein zen gure helburua? Erraza oso, Tolosa eta Albizturren artean dagoen Urkizu herrira joatea. Herri txikia, eskuko hatzak soberan daude bertako etxeak kontatzeko. Halere, xarma eta lasaitasun ikaragarria dario herriari, paisaiari, frontoiari…

Tolosara heldu orduko, pixkanaka-pixkanaka aldapak igotzen hasi ginen. Batzuetan, pistan zehar; bestetan, aldiz, errepidean zehar. Egia esan, dezente kosta zitzaigun gorantz joatea, aspaldi igo baikinen azkenengoz mendira.
Gainera, bidearen alde bietara begiratuz gero, zaldiak, ardiak eta baratze txikiak ageri ziren. Gure egunerokoan goza ezin ditugun xehetasunak, alegia.
Hori dela eta, igoera apur bat arintzeko asmoz, luzapenak egin genituen. Gure txangoetan ohiko gauza da hori, mendizale handi diren txikiek lesiorik izan ez dezaten.
Ondoren, denboraren martxaz jabetu gabe, apurka-apurka igo ginen mendian barrena, harik eta hamaiketakoaren tarte sakratua heldu zen arte. Jateko eta murrizten zihoazen indarrak berreskuratzeko txoko aproposa topatu genuen.

Behin Urkizun, altuerako hotza eta haizea lagun, aisialdiaren tartea. Etxetik ekarritako bazkari ederra hartu baino lehen, jolasteko, hitz egiteko edo atseden hartzeko aukera izan zuten haurrek.

Azpimarratzekoa da herritik aurrez egindako hainbat tontor ikus zitezkeela, besteak beste, Buruntza, edota denok ezagutzen dugun Txindoki mendia.

Bazkaldu eta digestioa egin ostean, jaisteko garaia. Erorketei eta sustoei esker, arriskuz eta gozamenez betetako jarduera izan zen. Baina inork ez zuen minik hartu; ez genuen, beraz, larrialdietara deitzeko premiarik eduki.

Tolosara heltzean, trena hartu eta Donostiara itzultzea besterik ez zen geratzen. Beste behin ere, hantxe izango genituen gurasoak, mendizaleak noiz agertuko zain.

Espero dugu haurrek, begiraleon moduan, lagunarteaz, bistaz eta abarrez gozatu izana.

OTSAILERA ARTE, TXAPELDUNOK!



DE VUELTA

Ya pasaron las navidades y se empezó el tan deseado colegio de nuevo…
¿Eso qué significa? Que el club de montaña retomaba su actividad!!

Con mucha energía el grupo de pequeños quedamos en la estación de RENFE a las 9:15h de la mañana, tampoco había que madrugar mucho en fin de semana jajaja
¿Cuál era nuestro objetivo esta vez? Es fácil, ir al pueblo de Urkizu, entre Tolosa y Albistur. Un pequeño pueblo, me sobran los dedos de ambas manos para contar las casas, pero con un gran encanto por su tranquilidad, paisajes, frontón…

Al llegar a Tolosa, poco a poco fuimos subiendo pendientes, por pista y carretera, que la verdad que nos costaban quizás por el tiempo que había pasado desde la última vez que subimos un monte.
Además, si uno se fijaba en los costados del camino podía encontrar tanto caballos, como ovejas y pequeños huertos familiares. Detalles de los que no podemos disfrutar en nuestro día a día habitual.
Por ello, para amenizar un poco más la subida paramos a estirar, algo que nunca puede faltar en nuestras excursiones ya que no deseamos lesiones de nuestros pequeños pero a la vez grandes montañeros.
Acto seguido, como si el tiempo no pasase, fuimos subiendo poco a poco el monte hasta que llegó la hora del “hamaiketako” tradición que hay que respetar. Para ello, buscamos un lugar idóneo para parar y reponer las fuerzas que se iban agotando pasito a pasito.

Una vez en Urkizu, con algo de frio y viento por la altura del pueblo, se dejó tiempo para que pudiesen jugar, hablar o simplemente descansasen antes de la tan esperada comida que suelen traer preparada de casa.

Destacar que desde el pueblo se veían cimas realizadas con anterioridad como el Buruntza y, montes conocidos por todos como el Txindoki.

Una vez comidos y realizados la digestión tocaba descender, actividad bastante peligrosa, o divertida para ellos, por las caídas, sustos etc. Destacar que no hubo heridos y no tuvimos que llamar a las emergencias

Una vez en Tolosa, solo quedaba coger el tren y volver a Donosti, donde los padres una vez más esperaban con ganas la vuelta de los montañeros.

 Esperamos que, al igual que los monitores, ellos también disfrutasen de la compañía, vistas etc.











¡OS ESPERAMOS EN FEBRERO CAMPEONES!